Los amores de Gaspy o los amores de Mercedes


Hace un tiempo escribí que hablar sobre el Amor no era compartirlo sino desnudarlo. Sigo creyendo que es así.
Pero bendeciré eternamente poseer aún la facultad de amar. Me hace muy feliz saber que es un don que se conserva. Así como se conserva, para siempre, el Amor en el corazón aunque su destinatario ya no esté...

En cada uno de mis cuentos inmortalizo algún Amor y algún momento compartido. No hago nombres, no necesariamente tiene que tenerlo. Se llamó Amor y se seguirá llamando así siempre.

 

Inicial - Biblioteca  - Hijo - Hija - Nietos - Cuentos - El mar - Barrio - Gaspar